Cumpliéndose este año la 50° edición de la carrera de resistencia más dura del mundo, Mini decidió sumarse a la fiesta a través del equipo alemán Bulldog Racing. Con un Cooper S John Cooper Works, que más bien es un GP, toma elementos de sus cuestionados hermanos para completar una mezcla explosiva y ver con buenos ojos un resultado en la clase SP3T.

En esta carrera normalmente compiten entre 150 y 200 autos entre las diferentes clases, siendo la más rápida la SP9 con los autos GT3. Mini ya había tenido una incursión en la competencia hace 10 años con el chasis del R56.

El proyecto tiene un interesante «look» pero no deja de ser procupante que el auto tenga menos de 1 año de desarrollo y no haya participado en otras competencias (como el VLN por ejemplo) para prepararse y limar detalles frente a la carrera. Normalmente competencias de este calibre o como Le Mans, tienen varios pasos antes, incluso la primera participación siempre es una «prueba» para hacerla en segunda oportunidad con mejores expectativas.

Los pilotos aún no se anuncian y esperamos que los expertos de Bulldog puedan cubrir el complejo escenario de esta carrera de resistencia extrema.

El comunicado oficial del Grupo BMW agrega algunos detalles:

En septiembre del año pasado, el proyecto se puso en marcha a través de Bulldog Racing, en la región de Eifel, a pocos metros del Nordschleife. La base del vehículo es un MINI John Cooper Works con el motor turbo de 4 cilindros conocido por el MINI John Cooper Works Clubman y del MINI John Cooper Works Countryman con 225 kW/306 CV y un par máximo de 450 Nm. La caja de cambios Steptronic de 8 velocidades de serie con bloqueo mecánico del diferencial integrado y con un efecto de bloqueo de hasta el 70%, garantiza que el par motor se convierta en un rendimiento impresionante sin ninguna pérdida.

En las próximas semanas y hasta el inicio de las 24h, están programadas nuevas pruebas en el Nordschleife de Nürburgring y en el centro de pruebas de BMW Group en Miramas, en el sur de Francia. Situado entre Marsella y Avignon, el antiguo circuito de carreras ofrece las mejores condiciones para realizar pruebas exhaustivas y bajo una amplia gama de condiciones. El chasis del MINI John Cooper Works de competición se somete allí a un amplio y variado programa de pruebas. Friedhelm Thelen, experto en Nürburgring y jefe de equipo de Bulldog Racing, sabe lo importante que son las pruebas exhaustivas antes de una carrera: «La carrera de 24 horas en Nürburgring somete a todos los componentes del vehículo a una tensión extrema. Por eso estamos encantados de poder utilizar el Centro de Pruebas de BMW Group para probar el John Cooper Works.»

El coche de carreras MINI John Cooper Works «Made in Nürburg» rinde homenaje a la tradición de la marca MINI en competición con la clásica combinación de colores de los coches de carreras de los años 60 en rojo y blanco.

BMW Group

La carrera será entre el 26 y 29 de mayo próximo y no podemos esperar a ver qué puede hacer este «sexy» Mini Cooper.

A %d blogueros les gusta esto: