Con su particular -y cuestionado- diseño, BMW integró el nuevo Serie 7 en su más actualizada oferta. En un momento donde todas las marcas comienzan a electrificarse, BMW optó por una estrategia diferente, dejándolo muy claro en su nueva gama del «buque insignia».

Como es de esperarse, el Serie 7 de nueva generación (denominada G70), mostrará al mundo las nuevas tecnologías que paulatinamente se integrarán en modelos y actualizaciones futuras de las gamas «más mortales» de la marca. Siempre estos sedanes de gran tamaño, al igual que los modelos más deportivos, muestran las capacidades tecnológicas y de desarrollo de los fabricantes, marcando la tendencia junto con abrir camino «a lo que se viene».

Pensando en que el discurso de la electrificación es lo que viene en el futuro casi inmediato, esperábamos un abandono total de los motores de combustión, pero BMW piensa diferente y entiende el problema de infraestructura, logística y desarrollo que plantea el electrificar totalmente la oferta de automóviles: Muchos de los países no tienen todo lo que se requiere para que los automóviles eléctricos sean lo suficientemente útiles para las personas y en el efecto real del cambio climático.

La oferta de versiones del Serie 7 nuevo, se extiende desde modelos 100% eléctricos, hasta modelos con motor a combustión ayudados por un paquete eléctrico (pasando por los hibridos enchufables). Algo que consideramos bastante inteligente por parte de BMW.

Diseño difícil de digerir

Su diseño ya no nos parece tan «natural» ni tan fluido como nos parecería normalmente un modelo de BMW, las proporciones y líneas han transformado al ícono de la marca en algo difícil de digerir. Lo cierto es que su transformación incorpora novedades como faros de cristal, parrilla con iluminación y la posibilidad de verse bien según la combinación de colores que se elijan.

Más Gadget que auto

La cantidad impresionante de tecnología agregada, hacen que el Serie 7 se transforme en un Gadget, algo así como un teléfono inteligente. Pantallas con resolución 8K, puertas con apertura y cierre automático, pantallas táctiles en las puertas, techo iluminado, entre muchas otras aplicaciones tecnológicas, convierten al nuevo Serie 7 en un accesorio tecnológico con claro estudio en las emociones del usuario final.

Mucho de lo que vemos ha sido largamente desarrollado por Rolls Royce, demostrando la experiencia del Grupo con la marca de mayor lujo y traspasando de forma bastante inteligente a modelos que son más familiares para el mercado general.

Modelo blindado y dos versiones M

Para 2023 se espera el lanzamiento de un modelo completamente blindado y desarrollado desde cero, orientado para diplomáticos y pedidos especiales. La plataforma también mostrará el Serie 7 más poderoso construido, con más de 1.000 Nm de par y unos 600 caballos de potencia combinados entre un 6 cilindros de combustión interna y un sistema integrado de motores eléctricos.

El estilo de la versión M en las fotos de presentación, dan un aire más juvenil al gigantesco G70 que tendrá un paso entre ejes de 3,2 metros, montados sobre una suspensión neumática adaptativa que promete reducir la rotación del auto en el paso por curva.

La versión completamente eléctrica (i7) tendrá una potencia total de 400 kW (544 hp), con autonomía de hasta 625 kilometros, basado en un sistema de baterías con capacidad de 101,7kWh. Su peso será de unos 2700 kg en la versión i7 y de unos 2100 kg en la versión 735i. En el programa de lanzamientos también se incluye un motor diésel.

A %d blogueros les gusta esto: