Difícilmente existe alguien que represente de mejor forma la esencia del automovilismo, Sir Frank impulsó su carrera en una época en la que sobresalir, dependía de qué tanta pasión corría por tus venas.

Es un personaje de la talla de Enzo Ferrari, Carroll Shelby, o Colin Chapman, hombres que actuaban por instinto, soñaban despiertos y luchaban por sus ideales, sin importar cuánto viento o marea tenían en su contra, lo intentaban una y otra vez hasta lograr el éxito.

Read More

Rally Mundial 2019, Concepción, Chile. Sebastián Maldonado.

Por Guillermo Zuñiga


Barcelona es una ciudad fabulosa, se vienen a la mente muchos íconos de la cultura europea al pensar en ella… pero yo soy al revés del mundo, pensé en Barcelona e inmediatamente fijé mi mente en uno de los trazados más místicos de la historia del automovilismo.

El parque Montjuic, llamado así por el cerro homónimo que lo alberga, es un lugar lleno de cultura e historia, su contenido va desde un hermoso castillo del Siglo XVIII, un majestuoso palacio, jardines, museos, fuentes, todos conectados por un sinuoso camino que recorre el cerro hasta su cima.

La misión número 1 era poder hacer el trazado completo del circuito a pie, para apreciar las curvas, su complejidad y ubicarme en las proporciones para entender por qué es uno de los circuitos que más nostalgia trae en el automovilismo, a pesar de que se utilizó muy poco. Después de unos 100 metros, entendí que la importancia del trazado estaba al mismo nivel que el contenido del barrio Montjuic, el circuito no era sólo un trazado, era un hogar con un aire especial. Pensémoslo así, el Gran Premio de Mónaco no sería nada son todo el glamour de la arquitectura, diseño y cultura que lo rodean. En Montjuic se siente eso. Es alucinante imaginar que en esas calles pudo haber un Gran Premio de Fórmula 1.

Entrada al Castillo de Montjuic, desde donde se encaraba la subida al cerro

Sus curvas son amplias, tiene un diseño muy rápido en algunas zonas, curvas que naturalmente para un circuito callejero son bastante peligrosas. Hay combinación de horquillas, peraltes, una interesante recta trasera y la parte superior, que da al Estadio, con curvas muy rápidas y amplias, zona elegida para la largada. La bajada desde el Estadio desemboca en la zona más lenta del circuito, rodeado de maravillosos jardines y curvas que parecen navegar sobre el cerro. Luego de la zona lenta, se llega a la recta trasera, donde el telón de fondo es la Plaza España, una céntrica zona de Barcelona, desde donde se aprecia gran parte de la ciudad debido a la diferencia de altura. La recta finaliza con la subida al cerro en una amplia “S” y luego un muy rápido curvón hacia el Estadio.

Estadio Olimpico de Montjuic, zona de meta

Recorrer el circuito y tener en mente todas esas fotos de la Fórmula 1 de los años setenta, una de las épocas más mortales del automovilismo, fue algo sobrecogedor, pero aún más lo fue recordando que un chileno ganó en ese mismo trazado, un Gran Premio en los años 30. Sí, el poco recordado Juan Zanelli alzó la copa en el primer Gran Premio que se celebró en este trazado. En 1933 a bordo de un Alfa Romeo, Zanelli firmó lo que sería el triunfo más importante de un chileno en toda la historia de nuestro automovilismo, al día de hoy es el equivalente a ganar un Gran Premio de Fórmula 1. También ostenta el título del primero latinoamericano en ganar un Gran Premio válido por el Campeonato Mundial.

Monumento que conmemora a los Campeones del Montjuic y señala la zona de la meta

El llamado Gran Premio de Penya Rhin, fue ganado posteriormente por nombres de la talla de Achille Varzi, Tazio Nuvolari, Giuseppe Farina o Alberto Ascari, todos Campeones Mundiales. ¿Suena importante no? Por eso, esta misión me la tomé con un sentimiento de respeto único, estar en ese lugar fue el equivalente a revivir el éxito de un compatriota y, en parte, sentirlo propio también.

Juan Zanelli largando en Montjuic

Lamentablemente el Montjuic sufrió la llegada de la Guerra, la actividad fue suspendida y no se volvió a pisar el trazado con los autos más rápidos hasta los años 70, donde se alternó con el Circuito de Jarama. 1975 fue el último año para el Gran Premio, la velocidad de los autos y la precaria seguridad terminaron con un accidente que dejó varios muertos en el público, el Gran Premio fue cancelado a la mitad de su desarrollo y la Fórmula 1 nunca más volvió al místico cerro de Montjuic.

Las motos y los prototipos mantuvieron vivo el circuito hasta los años 80. 24 horas de resistencia fue la carrera tradicional en Montjuic hasta 1986.

El Circuito ha vuelto a la vida con algunas exhibiciones históricas, pero jamás volverá a sus días de gloria, que hoy viven en nuestra memoria y en esas fotos que congelaron aquellos héroes que enfrentaron el reto del Montjuic.

Bugatti zurcando la curva de Guardia Urbana
Largada del Gran Premio de España de Fórmula 1
Cima del Circuito, Sant Jordi
“S” de subida al cerro, Pueblo Español
Palacio de Montjuic en la recta trasera
Zona de Vias
Curva de Rosaleda
Recta de las Fuentes
Curva Font del Gat
Vista hacia la Curva La Pérgola

Edit

Texto e imágenes por: Pablo Olivera

Encontrarlo, detenerse a contemplar. Súbitamente se emprende un caminar hacia el pasado. Una multitud de gestos de diseño que se reflejan en la deslumbrante propuesta dirigida por Guilles Vidal, director de diseño de la marca a la que pertenece este concept car, el cual tambien nos hace saltar hacia el futuro y olvidarnos por un momento de lo que sucede a nuestro alrededor. Es el modelo conceptual autónomo de la marca Peugeot presentado en el salón de París 2018: el Peugeot E-legend.

Es habitual que los prototipos de origen francés se apropien de la locura, atrevimiento y magnificencia de su cultura. Históricamente, el aburrimiento no ha sido un condimento en la genética de las marcas automotrices provenientes de este país. El E-Legend debe ser fiel a esto. Tuvimos la oportunidad de verlo en el Viena Autoshow 2020, una pieza que se dispone en el stand junto a los modelos actuales de la marca. Al contemplarlo uno se da cuenta de algo que solo se logra con exigentes horas de trabajo, manos con alto grado de pasión y talento: predominar pero sin alejarse de la identidad, complicado objetivo cuando uno ve que toda la gama actual de vehículos de Peugeot cumple con estar impregnada de excentricidad, siempre  han exigidos ser diferentes al resto.

La misión es recrear lo que fue esbozado por Pininfarina hace 40 años, el Peugeot 504 Coupé, producido entre 1969 a 1983. Es el modelo de inspiración para escribir un episodio de nostalgia de una gran época de diseño de la marca. La receta para conseguir reinscribir una legenda debe incorporar conceptos con un rigor finamente equilibrado. El E-lengend seduce con la tecnología y materiales de esta era, pero sus proporciones no solo son diferentes al resto de la gama de vehículos que lo acompañan, sino que es un vehículo que está ahí para plantearse como un ser mitológico dentro de la era automotriz actual.

El frontal es de carácter, tienen tensión, actitud de enojo que se acentúa por los dobles faros trapezoidales en cada extremo, inscritos en la parrilla que ocupa toda la longitud  frontal en tonalidad negro, y en el centro la insignia retroiluminada del león;  a ver, sí, es el león que tal vez vió nuestro abuelo como emblema. Tres finas lineas led recorren la mascarilla desde el emblema hasta los faros que tienen una infinidad de detalles estéticos y funcionales iluminados, todo esto en fondo negro y enmarcado por bordes rectos de la carrocería que se subraya con dos perfiles led en cada extremo que funcionan como termitentes. Sin duda el diseño de iluminación del frontal es de joyería. El conjunto de elementos presentes en el frontal rememora al mítico Peugeot 505 o el 405 con su cara enojada, lo que fue identidad de la marca hasta finales de la década de los 90. El paragolpes delantero y trasero son metálicos (algo insólito ya de ver en los vehículos actuales), una gran pieza de aluminio negro separada de la carrocería, herencia de los parachoques metálicos cromados del modelo de inspiración.


La carrocería del E-legend es una mezcla de líneas afiladas extremadamente tensas con suaves curvas entre ellas, códigos que permiten lograr un cuerpo de dimensiones y proporciones totalmente realistas y pragmáticas. Los pasos de ruedas son levemente ensanchados tanto adelante como atrás (hay musculatura), y se define aún más, cuando nos fijamos en la rasgadura  tipo arco en cada paso de rueda. En los pasos delanteros este detalle incluye un conducto de aire, las ruedas son de 19 pulgadas con neumáticos normales de producción marca Michelin: realismo y credibilidad.

Los flancos se presentan en 3 estratos diferentes: inspiración directa en la relación chapa / vidrio del 504 coupé, la zona inferior pintada en negro tiene conductos de aire para enfriar las baterías de propulsión, luego pasamos a una amplia superficie completamente lisa de la puerta hasta la extensa superficie acristalada. En el habitáculo, la maniobra concedida por el ligero pilar “A” (casi invisible entre la superficie acristalada) nos recuerda que estamos viendo un vehículo conceptual. Desde allí nace el techo perfilado por un arco metálico pulido, que recorre y proporciona los bordes para la silueta perfecta y casi arquetípica de lo que acostumbramos ver como una carrocería coupé. En forma de cuchilla el pilar “C” cae pronunciadamente. La luneta trasera se inserta entre estos pilares y en su base por el lateral una pantalla visible desde el exterior presenta mensajes digitales. Nos invita a subir a un gadget tecnológico: no existen manillas, solo acercar el dedo al contorno del vidrio para que la puerta del conductor se abra.

¡Vuelve con fuerza el terciopelo! Pero no cualquiera, acá la tela es una seda que se mezcla con una malla de hilo brillante que genera una trama tejida digitalmente, todo por empapar al interior con una fuerte influencia de la década del 70′ en términos de forma, texturas y colores. El azul turqueza usado en los asientos tipo H y en el piso quiere provocarte la lágrima de la nostalgia. El acolchado cuenta con memoria lo que le permite tener la capacidad de adaptarse perfectamente al cuerpo del usuario, como un traje a la medida.

Hay sectores del interior en el que se incorpora madera de Paldao, madera exótica con vetas muy oscuras, combinación que se ha trabajado entre telas y madera para proporcionar las texturas y tonalidades que hacen aducir a los mejores salones Art Decò con sus muebles de palo de rosa o ébano. Materiales cálidos entregan esa elegante cercanía que niega la frialdad de la era digital y sus pantallas; en el E-legend, 16 en total.  Hay una pantalla curva de 49 pulgadas debajo del volante, de 29 pulgadas en las puertas y 12 pulgadas en las viseras. Una delgada y limpia consola central nos da acceso a los controles de conducción principales a través de un control giratorio y una pantalla táctil de 6 pulgadas.

La emblemática firma visual de ‘tres garras’ forman el conjunto de faros posteriores en led; lenguaje y tecnología que se ha apropiado de varios modelos de la linea Peugeot. La tercera luz de freno es otra pieza de diseño fascinante, ubicada en la parte superior de la luneta trasera, cubre todo el ancho del conjunto con una serie de cuchillas individuales que se reflejan a sí mismo. La pintura del E-legend parece ser gris, pero cuenta con sutiles reflejos champang que varía según la luz exterior: pasa de un cromado que refleja todo su entorno a un aspecto metálico de bronce pulido.

El E-legend tiene cuatro modos de conducción, dos de conducción manual y dos autónomos. En modo manual la conducción esta centrada en que el chofer aproveche las bondades de los motores eléctricos. Al activar el primer modo ‘Boost’,  la distribución en las cuatro ruedas cobra valor al proporcionar una conducción dinámica y estimulante, haciendo un 0-100 en menos de 4 segundos y alcanzando velocidad máxima de 220 km/h.  Tambien puede tener un modo manual mucho más pausado activando el modo ‘Retro’.

Con baterías de 100 kWh, 800 Nm y una potencia de 340 Kw entrega una autonomía 600 km en modo ‘Autónomo’, donde el interior se adapta para buscar el relajo absoluto: el volante se esconde bajo la barra central para que la pantalla de 49 pulgadas sea totalmente visible, los asientos delanteros se reclinan, y los reposabrazos se despliegan. En el interior se puede elegir el modo ‘Soft’, centrado conectar al usuario con la ruta, o el modo ‘Sharp’, que busca conexión con redes y entretención digital.

Estamos habituados a que marcas históricas tracen el futuro con foco de inspiración en las líneas y modelos que le permitieron fundar su éxito, pero lo excepcional es resaltar entre ellos. El Peugeot E-legend es excepcional, pues lo logra coqueteando entre el pasado y el futuro con armonía. Las proporciones y rasgos de este concept car nos evocan a las décadas donde las carrocerías eran parte de una belleza concebida por detalles y proporciones dibujadas por manos que aprecian y esculpen el valor del diseño, el cual lo materializan como una de sus mejores obras. Esto es definir a un mítico carrocero. Gracias Pininfarina, gracias Peugeot por la leyenda, el E-legend.

Esta es la gran galería de imágenes que rescatamos del Antofagasta Minerals Santiago E-Prix 2020.

Fotos por Aaron Hermosilla

Las enormes expectativas que genera una carrera de Fórmula E, dan un gusto especial, a pesar de ser carrera de autos eléctricos. Digo “a pesar” por ser “descafeinadas” al carecer del sonido de los motores a combustión. Pero desde el punto de vista competitivo y deportivo, eleva la emoción no poder predecir qué va a pasar o quién podría ganar. De hecho, ni siquiera obtener la Pole es sinónimo de que hayan chances de ganar.

Mitch Evans firmó una pole espectacular. El trazado nuevo del Santiago E-Prix es entretenido y alegró a la mayoría de los pilotos, al punto en que el rendimiento entre todos fue muy similar, perla de ello fue el tiempo exacto de clasificación que obtuvieron Pascal Wehrlein y Felipe Massa, incluyendo centésimas de segundo.

La carrera tuvo todos los ingredientes posibles, afortunadamente estuvo exenta de accidentes importantes. Evans perdió ritmo y Wehrlein parecía ganar una chance clara de victoria, pero no fue asi. La pelea se centró en Maximilian Gunther de BMW i Andretti Motorsport y Antonio Felix Da Costa de DS Techeetah, quienes después de superar una serie de incidentes, lucharon hasta la última curva por el primer lugar del podio.

Ambos Porsche quedaron fuera muy temprano, mientras Audi estuvo desdibujado toda la carrera, salvo por el espectacular remonte que protagonizó Lucas Di Grassi, como en una repetición de sus actuaciones en Chile, largó en último lugar y arribó en séptimo lugar. El equipo Virgin tampoco tuvo una participación importante, Sam Bird debía defender su victoria en Chile 2019, pero no lo logró después de una aparatosa maniobra en la zona de las horquillas.

Nio tenia puestas sus esperanzas con Oliver Turvey, ya que su compañero de equipo Ma Qinhua no encontraba tiempos fuera del último lugar. Turvey lamentablemente llegó en el lugar 11°.

Massa, favorito de los fanáticos chilenos, tuvo una excelente actuación en clasificación, pero no conservó el puesto de largada luego de tener aparatosos roces, uno incluido con su propio compañero de equipo. Massa se notó muy frustrado en conferencia de prensa.

Para cerrar un poco el análisis general de los equipos, el que se llevó las cuentas más felices, fue Stoffel Vandoorne de Mercedes Benz. El alemán con un discreto 6° lugar se quedó a la cabeza del campeonato, una novedad para un equipo que recién experimenta su tercera carrera oficial.

Me detengo para comentar la posibilidad de que la carrera no regrese a Chile. La verdad, las cuentas son felices para todos y básicamente sólo hay cosas buenas que rescatar de estos 3 años. Personalmente y como equipo, aprendimos muchas cosas, inmersos en un mundo profesional de primera línea.

Todos los pilotos que entrevistamos, demostraron su tristeza ante la posibilidad de que este sea el último E-Prix en Chile. Lotterer decía que escuchaba a los fans a través del casco, Wehrlein disfrutaba de la comida, circuito y gente, y así una lista de protagonistas que no desean perder la visita anual a Chile.

Por ahora aún disfrutamos lo que vivimos aquí y celebramos la primera victoria del alemán Maximilian Grunther, el piloto más joven de la parrilla.

Fotos por Aarón Hermosilla

La Fórmula E dio sus primeros giros con el Shakedown en el Santiago E-Prix 2020. El Shakedown es una sesión de 15 minutos no cronometrada, a modo de test y reconocimiento de pista, para formar una idea más concreta de lo que será la jornada del sábado.

La sesión no estuvo exenta de incidentes en pista, al no ser un circuito permanente, su primer uso contiene más complicaciones de lo normal. La falta de grip se hizo evidente, sin haber caucho por giros previos y la suciedad sobre la superficie aportó para que los pilotos cometieran errores. Otros factores que también aumentaron el nivel de dificultad fueron los cambios de superficie y el tipo de compuesto que utiliza Michelin, el que necesita más tiempo para tomar temperatura, que un neumático de competición normal.

La curva número 1 y el sector que prosigue, fueron lugares donde se vieron complicaciones y donde se podrían ver sanciones durante las sesiones del sábado. Parte de la salida de emergencia del final de la recta fue utilizada por los pilotos como parte de la curva a la derecha, por lo que el director de la prueba deberá decidir cuál es el límite real al que podrán llegar los autos sin optar a una sanción. Esta sección es nueva, por lo que varios pilotos probaron que radio de giro sería el ideal. Andre Lotterer trompeó su Tag Heuer Porsche luego de la curva 2 al poner la potencia muy temprano sobre un asfalto muy sucio, provocando la primera bandera amarilla de la sesión.

El segundo sector, donde se ubica la curva 9 tambien fue un punto que les dio dificultades a los pilotos, al llegar a un frenaje en curva y con cambio de superficie en la salida de la misma, pudimos apreciar varios bloqueos y pasadas de frenada. Esto quedó patente cuando Robin Frinjs pasó de largo y rozó el muro con su Envision Virgin Racing. Otra situación en el mismo sector fue cuando el BMW iAndretti del líder del campeonato Alexander Sims se apagó repetinamente, quedando a un costado de la pista, siendo retirado por los comisarios en régimen de bandera amarilla.

Esta sesión sirvió como toma de contacto frente a lo que se vivirá mañana durante la extensa y extenuante jornada, de prácticas, clasificación y carrera, comenzando a las 8 de la mañana en la Elipse del Parque O’Higgins en el marco del Antofagasta Minerals Santiago E-Prix 2020.

Fotos por Aaron Hermosilla

La tercera fecha del campeonato 2019-2020 de la Formula E, llega a Chile con una serie de carreras llenas de emoción e ingredientes ausentes en la mayoría de las categorías del automovilismo mundial. El crecimiento exponencial del útlimo tiempo en la Fórmula E, tiene los ojos del mundo puestos en lo que sucede en cada fecha.

La previa al E-Prix en Chile es un tema no menor, con un circuito que ha sufrido modificaciones y representa un desafío para los equipos, por lo bacheado que es en algunas zonas y por los cambios bruscos de grip gracias a las diferencias de pisos presente en el trazado santiaguino.

Rescatando impresiones de los pilotos de cara a la carrera, destacamos a Sam Bird, piloto de Envision Virgin Racing, ganador de la edición 2019 del E-Prix de Santiago y de la primera carrera de esta temporada, nos comentó que “me gusta mucho correr en Chile, tengo muy buenos recuerdos ya que gané aquí el año pasado. Me gusta mucho la gente de Chile porque son muy apasionados y esperamos que este año nos acompañen nuevamente.
Con una grilla tan competitiva, no se si podré repetir la victoria, pero haremos lo posible con el equipo para hacer un buen trabajo este fin de semana.”

Luego del reconocimiento tradicional de la pista, los pilotos entregaron sus impresiones, Antonio Felix Da Costa, piloto de la escudería Techeetah, comentó que “ hemos trabajado mucho en el simulador, y esperamos nuevamente altas temperaturas este sábado, hemos puesto atención a los cambios de piso que van de concreto a asfalto y de asfalto a concreto, por lo que en algunas secciones será difícil controlar el auto, pero se ve que las preparaciones a la pista han sido buenas y esperamos poder entregar un buen espectáculo. ”.

Durante el pasado E-Prix el asfalto sufrió con el calor y paso de los autos, por lo que para esta edición se hizo un reasfaltado competo, donde se aprovechó de eliminar una chicana en el sector poniente y dejando una curva de estilo parabólica de muy alta velocidad. Otro cambio importante fue la zona de la primera curva, más trabada que el año pasado.

Alexander Sims, del equipo BMW i- Andretti Motorsport, lider actual del Campeonato y ganador de la última carrera, comentó que “es complicado predecir cómo se comportará el auto en pista, el circuito es muy técnico con los cambios de superficie, hemos trabajado duro para dar nuestro mejor esfuerzo y poder obtener un buen resultado. Estamos confiados de la preparación que hemos hecho para lograr puntos que nos ayuden en el campeonato.”

Alexander Sims piloto BMW i – Andretti Motorsport

Hoy a las 17 horas se realizará el shakedown con los primeros giros para todos los pilotos, lo que permitirá que sus impresiones de cara a la intensa jornada de mañana, sean más claras.