Landing in Nurburgring is undoubtedly a mystical experience, especially for a racing enthusiast. Particularly Nordschleife is the holy grail in the world of racing, which fortunately is not lost, remains present for all of us.

My first visit had an extra ingredient that could make me lose my mind, live the mythical 24 hours but within a Racing Team. Talk about the schedule, it was something that bristled the hair: more than 160 cars in the 24 Hours, a race of the WTCR, the “24 Hrs Classic”, and the Audi R8 Cup, all during the same weekend and totaling more than 350 race cars of all types and times.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

With all that panorama in front, it was easy to have the idea of ​​losing your mind, but it wasn’t like that. Arriving at the circuit has all that you imagine in your dreams, nervousness and magic around one of the most historic places in world motor racing. 5 days before the race, it was already full of fans and spectators that filled the beautiful places of the Nordschleife, something simply impossible in our latitudes; The first impression of seeing these fans was that they really took it very seriously and that it was a real and tangible part of their culture.

In the circuit and entering the sector that corresponds to the teams, a city of magnitudes begins to grow that I never imagined seeing. Dozens of trucks, equipment and suppliers flooded huge areas of land, counting them was a virtually impossible task. 4 days before the race, it was too late to want to fill a space, everyone was already installed and working at full speed.

One of the most interesting and important processes of the race was the scrutiny through which each car must pass. Complying with the rules, procedures and every requirement of the organization is something that is respected without any question. At the time of starting the scrutiny, I understood that the preparation required for this career requires months of intense work. There are many competitors in the largest racetrack in the world, without a doubt the preparation and seriousness with which this process is taken, is something that can hardly be seen anywhere else in the world.

SONY DSC

With much attention I appreciated and learned from each of the details and processes present in the scrutiny, which basically only culminates a long way of paperwork, reading manuals, regulations and many instances through which a team leader has already passed, weeks ago. However, taking the car to scrutiny is a ceremony full of tension, mixed with the joy of being with dozens of other competitors in the same place. For many, the race could be finished even before stepping on the pits with the team, so the scrutiny must be done with the utmost care in the details, it is even worse than a police check.

SONY DSC

With the first victory under the arm and the badge of the scrutiny approved in the hood of the car, I went a little to admire what it meant to be there, for the first time I was in the pit lane and I could observe the work of the professional teams that They did not spent a minute preparing every detail.

This time, I was part of a team that has a long tradition in this race, Kurt Ecke, driver, owner, boss and mechanic of the team, already had several 24 hours in the body, so defining it as “amateur” is not the right concept. QA Racing by Kurt Ecke was presented with a Porsche GT3 Cup 991 in SP7 class, defined by himself as a “small team” with the main objective to enjoy and finish the race. I went with a mission, work and learn everything I could. After the scrutiny, I soon visualized that I was not going to be able to work everything I wanted, such a mission was very far from my knowledge and preparation, so to not take a bitter drink of this incredible opportunity, I decided to see it with another crystal: do everything what I could and learn, just learn.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

Although at first I felt some frustration, it soon became forgotten. There was a very complex subject from which I had to learn: Culture.
I went with a fixed idea of ​​learning in technical subjects, but the most important chapter was not precisely the technical. The philosophy and way in which they organize everything was what struck me the most and probably what I took most advantage of. Many times I heard Kurt talk about the team, the people and the experience. Little did I hear about the car or the race itself. Kurt tried to show me the background of the race, the human factor and the experience of living in a team was what really mattered.

The race has no protagonists, from the inside, until the last person of the team has an important role, as much as that of a pilot or mechanic. The task of completing a 24-hour race is of such size that it is only possible with the hard work of a large team of people with a common goal: Enjoy and finish the competition in the best possible place. No one stands out and no work weighs less than the other.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

It was very difficult for me, as a fan, to keep a focus on all this. A week with several important races, I had many ingredients in which I could divert my contemplation. All that, was part of my dreams since childhood.

Having a plan, keeping calm and optimizing the use of energy was vital to survive a career that physically and mentally defeats anyone. The enormous amount of resources that must be had to participate, forces you to be careful at every step, the mission is long-term and a mistake can make you finish the race even before starting it.

The start of the race seems to be the eye of a hurricane. It is lived with calm and a spectacle of gigantic proportions is contemplated. Thousands of people filled a grid of more than 160 cars accompanied by tens of thousands of people in the stands. Without a doubt it was a moment that squeezed my heart to the fullest.

The start was a moment that I can never describe in words, the emotion of the thousands of people present mixed with the spectacular sound of cars starting, has a flavor that can not be described.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

Living the race is a very long and complicated road. It requires that you be always focused and attentive, every step has its procedure, every pitstop must be done well, quickly and efficiently, but never in a hurry. The experience is intense and fatigue does not knock on your door until late at night. Adrenaline is probably the anesthetic that doesn’t let you feel tired.

My first big impression during the race was the number of people in charge of the organization, no detail can get out of control. I felt that concern to take care of the event and ensure its continuity over time. There were no random details or situations that generated danger, everything worked as the organization anticipated.

It is very difficult to contemplate the work of other teams or start looking at the race as a spectator, you have to be attentive and present 100% of the time. When night falls, it’s like being in another place, the lights, people and all the activity, make life in the circuit much more tangible. More like a fan, watching the cars go by at night is surreal, I could say it’s even magical.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

There were moments we lived in common. We were so many people pursuing a goal, that at times, without speaking the same language, we understood each other perfectly with everyone present. An example of this was when the only team composed exclusively of women, managed to finish an engine repair that took all night. The girls shouted in excitement with the first breath of the engine, followed by a cheer from all the teams present in the pits. Something similar happened when an Opel Manta, in his last race after many years participating, returned to the track after an accident that left it in very bad conditions, the applause and fervor was felt in my veins.

When fatigue, which necessarily strikes you after several days of intense work, begins to wreak havoc, it becomes an impossible task to sleep. Maybe I managed to go to sleep for periods of 10 minutes or a little more, but more was impossible. Waking up thinking about the place of the car was what never let you fall asleep. When the sun reappears in the circuit it is already easier to be lucid. Unfortunately, the Germans defined an hour shortly after sunrise, as “the moment of surprises” and where anything unexpected can happen.

So it was, an anomaly in the oil pressure data and then an accident that delayed us in the positions, opened the chapter of the nerves during the race. After passing those episodes, it remained to resist until the end.

The end is the most human moment of the 24 Hours of Nurburgring, it is where everyone drops their emotions without limits and where you most feel the people who were around you. The race was finished in a good position and as was the norm of the competition, with the car passing the finish line. Probably from everything I lived in the several days that made up the race, the arrival at the finish was far, the most intense. At that moment I realized that all the work had a trophy, and that is what we all pursue without realizing it, happiness.

Without a doubt there are many things that I am not writing about, many details and topics that I am neglecting, but that are impossible for a reading article. Maybe one day it become chapters of a book.

I hope these words serve to convey some of this experience, full of unexpected learning, full of feelings and, above all, with many new friends.

In tribute to all the people who were part of the Q&A Systems By Kurt Ecke Motorsports, 24h Rennen 2019.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke
24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

 

Aterrizar en Nurburgring es sin lugar a dudas una experiencia mística, sobre todo para un apasionado de las carreras. Particularmente Nordschleife es el santo grial en el mundo de las carreras, el que afortunadamente no está perdido, sigue presente para todos nosotros.

 

Mi primera visita tenía un ingrediente extra que podría hacerme perder la cabeza, vivir las míticas 24 horas pero dentro de un equipo participante. Ya hablar del cronograma, era algo que erizaba los pelos: más de 160 autos en la 24 Horas, una fecha del WTCR, las “24 Hrs Classic”, y la categoría de los Audi R8 Cup, todo durante el mismo fin de semana y totalizando más de 350 autos de carrera de todo tipo y época.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

Con todo ese panorama en frente, era fácil tener la idea de perder la cabeza, pero no fue asi. Arribar al circuito tiene todo eso que imaginas en tus sueños, el nerviosismo y la magia en torno a uno de los lugares con más historia en el automovilismo mundial. 5 días antes de la carrera, ya estaba lleno de fanáticos y espectadores que repletaban los hermosos parajes del Nordschleife, algo simplemente imposible en nuestras latitudes; la primera impresión de ver a estos fanáticos, fue que esto de verdad se lo tomaban muy en serio y que era una parte real y tangible de su cultura.

 

En el circuito e ingresando al sector que corresponde a los equipos, comienza a crecer una ciudad de magnitudes que jamás imaginé ver. Decenas de camiones, de equipos y proveedores, inundaron extensiones enormes de terreno, contarlos era una tarea prácticamente imposible. 4 días antes de la carrera, ya era tarde para querer llenar un espacio, todos ya estaban instalándose y trabajando a toda máquina.

 

Uno de los procesos más interesantes e importantes de la carrera, fue el escrutinio por el que debe pasar cada auto. El cumplir las reglas, trámites y cada exigencia de la organización, es algo que se respeta sin cuestionamiento alguno. En el momento de comenzar el escrutinio, entendí que la preparación que se requiere para esta carrera, requiere meses de trabajo intenso. Son muchos competidores en el autódromo más grande del mundo, sin lugar a dudas la preparación y seriedad con la que se toma este proceso, es algo que difícilmente puede verse en otro lugar del mundo.

Con mucha atención aprecié y aprendí de cada uno de los detalles y procesos presentes en el escrutinio, que básicamente sólo culmina un camino largo de trámites, lectura de manuales, reglamentos y muchas instancias por las que un jefe de equipo ya pasó, hace semanas. De todas maneras llevar el auto al escrutinio, es una ceremonia cargada de tensión, mezclada con la alegría de estar junto a decenas de otros competidores en el mismo lugar. Para muchos, la carrera podría estar finalizada incluso antes de pisar los boxes con el equipo, por ello el escrutinio debe realizarse con el máximo de cuidado en los detalles, es incluso peor que un control policial.

Con la primera victoria bajo el brazo y la insignia del escrutinio aprobado en el capó del auto, pasé un poco a admirar lo que significaba estar ahí, por primera vez estaba en la calle de boxes y podía observar el trabajo de los equipos profesionales que no dejaban pasar un minuto preparando cada detalle.

 

En esta oportunidad, fui parte de un equipo que tiene una larga tradición en esta carrera, Kurt Ecke, piloto, dueño, jefe y mecánico del equipo, ya tenía varias 24 horas en el cuerpo, asi que definirlo como “amateur” no es el concepto correcto. Kurt Ecke Motorsport se presentó con un Porsche GT3 Cup 991 en la clase SP7, definido por él mismo como un “equipo pequeño” con principal objetivo disfrutar y finalizar la carrera. Iba con una misión, trabajar y aprender todo lo que se pudiera. Luego del escrutinio, pronto visualicé que no iba a poder trabajar todo lo que yo quería, tal misión estaba muy lejos de mis conocimientos y preparación, así que para no llevarme un trago amargo de esta increíble oportunidad, decidí verlo con otro cristal: hacer todo lo que se pudiera y aprender, simplemente aprender.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

 

A pesar de que en un principio si sentí algo de frustración, pronto pasó al olvido. Había un tema muy complejo del cual debía sacar aprendizajes: Cultura.
Fui con una idea fija de aprender en temas técnicos, pero el capítulo más importante no era precisamente lo técnico. La filosofía y forma en que organizan todo, fue lo que más me impactó y probablemente a lo que más le saqué provecho. Muchas veces escuché a Kurt hablar del equipo, las personas y la experiencia. Poco oí acerca del auto o la carrera propiamente tal. Kurt intentaba demostrarme el fondo de la carrera, el factor humano y la experiencia de vivirla en equipo era lo que realmente importaba.

 

La carrera no tiene protagonistas, desde dentro, hasta la última persona del equipo tiene un rol importante, tanto como el de un piloto o mecánico. La tarea de completar una carrera de 24 horas es de tal tamaño, que sólo es posible con la labor ardua de un gran equipo de personas con un objetivo en común: disfrutar y terminar la competencia en el mejor lugar posible. Nadie sobresale y ninguna labor pesa menos que la otra.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

 

Fue muy difícil para mi, como fanático, mantener un foco en todo esto. Una semana junto a varias series importantes, tenía muchos ingredientes en los que podía desviar mi contemplación. Todo eso, era parte de mis sueños desde niño.

 

Tener un plan, conservar la calma y optimizar el uso de las energías, era algo vital para sobrevivir a una carrera que derrota física y mentalmente a cualquiera. La enorme cantidad de recursos que se debe tener para participar, te obliga a tener cuidado en cada paso, la misión es de largo aliento y un error puede hacer terminar la carrera incluso antes de comenzarla.

 

El inicio de la carrera parece ser el ojo de un huracán. Se vive con calma y se contempla un espectáculo de proporciones gigantescas. Miles de personas repletaron una grilla de más de 160 autos acompañados de otras decenas de miles de personas en las graderías. Sin lugar a dudas fue un momento que apretó mi corazón al máximo.

La largada fue un momento que nunca podré describir con palabras, la emoción de los miles de personas presentes mezclada con el espectacular sonido de los autos largando, tiene un sabor que no se puede describir.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

 

Vivir la carrera, es un camino muy largo y complicado. Requiere que estés concentrado y atento siempre, cada paso tiene su procedimiento, cada pitstop debe hacerse bien, rápido y eficiente, pero jamás apurado. La experiencia es intensa y el cansancio no toca tu puerta hasta ya entrada la madrugada. Es probable que la adrenalina sea la anestesia que no te deja sentir cansancio.

 

Mi primera gran impresión durante la carrera, fue la cantidad de personas que están a cargo de la organización, ningún detalle puede salirse de control. Sentí esa preocupación de cuidar el evento y asegurar su continuidad en el tiempo. No había detalles al azar ni situaciones que generaran peligro, todo funcionaba como la organización lo preveía.

 

Es muy difícil contemplar el trabajo de otros equipos o comenzar a mirar la carrera como un espectador, hay que estar atento y presente el 100% del tiempo. Cuando entra la noche, es como estar en otro lugar, las luces, personas y toda la actividad, hacen que sea mucho más tangible la vida que hay en el circuito. Más como fanático, ver los autos pasar de noche es surrealista, podría decir que es hasta mágico.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

Hubo momentos que vivimos en común. Éramos tantas personas persiguiendo un objetivo, que a ratos, sin hablar el mismo idioma, nos entendíamos a la perfección con todos los presentes. Un ejemplo de ello fue cuando el único team compuesto exclusivamente de mujeres, logró terminar una reparación de motor que tomó toda la noche. Las chicas gritaron de emoción con el primer aliento del motor, seguido de una ovación de todos los equipos presentes en los boxes. Algo similar sucedió cuando un Opel Manta, en su última carrera luego de muchos años participando, regresó a la pista luego de un accidente que lo dejó en muy malas condiciones, el aplauso y fervor se sintió en las venas.

Cuando el cansancio, que obligatoriamente te golpea luego de varios días de trabajo intenso, comienza hacer estragos, se convierte en una tarea imposible poder dormir. Quizás logré entrar en sueño por períodos de 10 minutos o un poco más, pero más era imposible. Despertar pensando en el lugar del auto en competencia, era lo que jamás te dejaba conciliar el sueño. Cuando el sol reaparece en el circuito ya es más fácil poder estar lúcido. Lamentablemente los alemanes definieron una hora poco después de la salida del sol, como “el momento de las sorpresas” y donde cualquier cosa inesperada puede suceder.

 

Así fue, una anomalía en los datos de presión de aceite y luego un accidente que nos retrasaba en las posiciones, abrían el capítulo de los nervios durante la carrera. Luego de pasar esos episodios ya quedaba resistir hasta el final.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

El final es el momento más humano de las 24 Horas de Nurburgring, es donde todos dejan caer sus emociones sin límites y donde más sientes a las personas que estuvieron a tu alrededor. Alegría, se terminaba la carrera en una buena posición y como normaba la competencia, con el auto pasando la línea de meta. Probablemente de todo lo que viví en los varios días que componían la carrera, la llegada a la meta fue lejos, lo más intenso. En ese momento me di cuenta que todo el trabajo tenía un trofeo, y es lo que todos perseguimos sin darnos cuenta, felicidad.

 

Sin lugar a dudas hay muchas cosas de las que no estoy escribiendo, muchos detalles y temas que estoy dejando de lado, pero que se hacen imposibles para un artículo de lectura. Quizás algún día se conviertan en capítulos de un libro.

 

Espero que estas palabras sirvan para transmitir algo de esta experiencia, cargada de aprendizajes inesperados, cargada de sentimientos y por, sobre todo, con muchos nuevos amigos.

 

En homenaje a todas las personas que formaron parte del Q&A Systems By Kurt Ecke Motorsports, 24h Rennen 2019.

24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke
24h Nürburgring 2019 – ADAC TOTAL 24-Rennen – Foto: Gruppe C Photography; #66 Porsche 911 GT3 Cup MK1, QA Racing by Kurt Ecke: Andreas Sczepansky, Steffen Schlichenmeier, Matthias Wasel, Kurt Ecke

Por Pablo Olivera. – Desde los años 30 hasta los 80 son datados los cerca de 40 automóviles participantes del primer Rally de regularidad que llevo por nombre en esta ocasión ‘100 años UdeC’, competición en el cual los pilotos deben recorrer extensos tramos en un tiempo lo más cercano posible al establecido por los organizadores; con lo cual es declarado ganador aquel piloto con menor diferencia al tiempo establecido.

Leer más

Por Sergio Campos. – Autovelox Magazine tuvo acceso a las declaraciones de Sam Bird, ganador del Antofagasta Minerals Santiago E-Prix, tercera fecha de la temporada de Formula E, carrera realizada en el circuito urbano montado en el Parque O´higgins frente a más de 25 mil personas. Mostramos un compacto con sus impresiones más destacadas respecto a lo vivido en la carrera del sábado pasado.

Leer más

Por Sergio Campos

Lucas Di Grassi del Team Audi Sport ABT fue descalificado el sábado luego de la clasificación en el Santiago EPrix. Su vuelta de Qualy fue prácticamente perfecta, alzándolo indiscutidamente al primer lugar. Pero tiempo después de celebrar, los comisarios anunciaban el retiro de su tiempo, por cometer una infracción técnica en la vuelta de regreso a pits. Aquella infracción nunca fue aclarada por la organización y Buemi se quedaba con el primer lugar de la Qualy.

Leer más
Texto: Guillermo Zuñiga – Sergio Campos
Fotos: Aaron Hermosilla

Las más altas temperaturas registradas en Santiago, en los últimos 100 años, acompañaron a un E-Prix nutrido de acción en la pista y los pits. Aunque fue muy difícil manejar el calor y el potente sol, los espectadores hicieron real el lleno total que se predijo semanas antes de la carrera.

La impecable organización ejecutó un programa notablemente exacto, sin contratiempos. Durante la mañana las prácticas y las clasificaciones pusieron a prueba a todo el equipo chileno que estuvo a cargo de la parte operativa en el circuito, resultando todo sin problemas.

El casi “local”, Jose Maria “Pechito” Lopez, hacia una prometedora actuación al final de la primera práctica, poniendo un tiempo que fue el récord del dia. Lamentablemente la actuación de “Pechito” no se mantuvo y luego de un toque de Di Grassi junto a una penalización, terminó en 10° lugar.

La qualy finalizaba con Lucas Di Grassi del Audi Sport ABT Team en primer lugar, seguido de Sebastien Buemi en Nissan e-dams y Pascal Wehrlein de Mahindra en tercer lugar. Luego de la investigación pendiente de los comisarios, Di Grassi fue excluido de la clasificación, siendo relegado al último lugar, por no respetar las normas de la vuelta de regreso a pits.

Con Buemi en primer lugar y dominando las primeras vueltas, cedió ante la presión de Sam Bird, cometiendo un error que lo dejó fuera de carrera.

La carrera continuó con varios incidentes menores, pero con pilotos como Stoffel Vandoorne, Felipe Massa o Jean-Eric Vergné, fuera de carrera.

Sam Bird, del equipo Envision Virgin Racing selló el triunfo, y en declaraciones para Autovelox señaló que: “Estoy muy feliz, realmente un trabajo magnífico del equipo, manejamos muy bien la temperatura. Muy contento por mi y por el equipo Envision Virgin Racing, por nuestros auspiciadores y por Audi Sport, quienes nos han apoyado mucho. Un punto clave para la victoria fue presionar a Buemi, que vi incómodo con su auto, también fue importante adelantar de manera temprana a Daniel ABT y a Pascal Wehrlein. Cuando estaba liderando me calmé e hice una diferencia con Pascal que pude gestionar y fue genial.”

Siendo esta la tercera fecha del Campeonato 2018-2019, se vieron muchos avances en el reglamento, cosas por pulir de los equipos y lo emocionante, además de impredecible que se vuelve la Fórmula E.

Chile espera repetirse E-Prix en los próximos años, luego de que en esta oportunidad todo resultó sin problemas y con un horizonte más prometedor que el vivido luego de la edición 2018.

Dejamos con Ustedes las mejores capturas de hoy, uno de los eventos más importantes que ha tenido la historia del Motorsport en Chile y por cierto, uno de los que más proyección tiene en el tiempo.

Textos Sergio Campos – Guillermo Zuñiga
Fotos Aaron HermosillaLas primeras actividades del Santiago E-Prix Antofagasta Minerals animaron el ambiente con un caluroso amanecer en el Parque O’Higgins. Nuestros primeros pasos en el nuevo circuito santiaguino evidenciaron el gran nivel de trabajo que se ha planteado en este espacio, muy diferente al del Parque Forestal 2018.

En un lugar donde el circo de la Fórmula E parece sentirse más cómodo, el viernes de Shakedown inaugura el evento, que permite una toma de contacto muy cercana con la organización y montaje de todo el espectáculo.

La parte operativa, compuesta en gran parte por chilenos voluntarios, funciona sin atrasos o contratiempos. Veedores, auxiliares de pista y banderilleros, son chilenos que viven de la pasión por las carreras. Gracias a un llamado y organización por parte de Fadech, estos entusiastas recibieron instrucción especializada por parte de la FIA, una joya de conocimiento que queda en Chile para crecer en nuestro ambiente.

Otra parte chilena, que se repite al igual que el año pasado, es la que protagoniza el Doctor Claudio Solé, presidente del Club de Automóviles Sport Vitacura, oficiando como Chief Medical FIA, a cargo de toda la parte operativa del lado chileno.

A diferencia de 2018, este circuito plantea espacios más abiertos y visiblemente menos invasivos para el lugar, acortando distancias entre los lugares clave y facilitando más la movilidad de prensa y equipos.

Dr. Claudio Solé y Guillermo Zuñiga en el Race Control del Santiago E-Prix

Los pilotos se mostraron muy felices de volver a pisar suelo chileno, uno de ellos, el ganador del Santiago E-Prix 2018, Jean-Eric Vergné comentó con Autovelox que “Me encanta Chile, es un lugar hermoso para estar, siempre me siento bienvenido cuando estoy acá. Buen clima, buena comida y buena gente. Tengo muy buenos recuerdos del año pasado donde logramos el primer doblete en la historia de la Formula E. El circuito se ve divertido y esperamos tener una buena carrera e irnos con muchos puntos de Santiago.”

En relación al nuevo trazado, uno de los protagonistas de la categoría, el brasileño Lucas Digrassi del Audi ABT Sport Schaeffler, comentó “Me encantó la pista, es muy interesante, tiene dos características diferentes: El concreto en el último sector y el asfalto en el sector rápido el cual tiene mejor adherencia, lo cual será muy interesante. La pista del año pasado fue muy buena, y esta pista nueva es menos técnica que el año pasado. Esperamos con Audi podamos tener un fin de semana sin problemas y obtener un buen resultado.”

Con miras hacia la carrera de mañana, Sebastién Buemi del Team Nissan e-dams, comentó a Autovelox que “Tengo muchas expectativas para este fin de semana, tenemos confianza que tenemos un buen auto para luchar. La pista de este año es menos bacheada que el año pasado, pero no necesariamente más fácil, ya que cada circuito de la Formula E tiene su técnica y dificultad. Las simulaciones de la pista han ido bien, pero tenemos que corroborar todos los datos cuando giremos en la pista real.”

Hoy ya con el final del Shakedown rescataremos impresiones más reales sobre el nuevo trazado santiaguino. Vivimos en directo toda la Fórmula E en Chile.

Leer más

Columna de opinión

Por cronograma todo partía el Jueves 12, día en el cual los dueños de los vehículos llegarían al Hotel W. Pero la realidad fue otra, pues todo partió con filtraciones anónimas mediante internet de fotos de los autos en el aeropuerto hace ya unas semanas.

Una vez ya, todos en el Hotel, el ambiente se tornó un tanto desagradable, pues la excesiva cantidad de gente afuera del mismo hizo imposible el tranquilo actuar por parte de los miembros del Tour, y no sólo de ellos, sino también de los residentes y huéspedes del hotel, claro ejemplo fue el dueño de esta Ferrari F12 quién nada tenía que ver con el Tour y tuvo que ver como un “fanático” se sentaba en el capó del auto, mientras no tenía más alternativa que quedarse de brazos cruzados.

Del mismo modo, cuando un participante quiso pasear por las calles de Santiago en su Bugatti Chiron, se le hizo imposible hacerlo con tranquilidad, pues tenía un tumulto de gente atrás de su auto, algunos incluso lo tocaban y se jactaban de ello.

El Viernes 13 el panorama no fue muy distinto, la fanaticada estuvo desde el amanecer en las puertas del hotel, como si de una estrella de Rock se tratase. Con el paso de las horas los Bugatti, en su mayoría Veyron, empezaron a exhibirse dentro del recinto del hotel, pero lamentablemente gente no supo respetar, entre manoseos y gente apoyándose en los autos tomaron la determinación de cerrar el recinto.

Una vez con la caravana en marcha, el ambiente al fin se tornaba agradable, la gente ya no era un problema, los que decidieron acompañar el recorrido se comportaron excelente, los autos iban a velocidades moderadas y la buena disposición se lograba sentir, con una sonrisa, con un saludo, e incluso con los autos bajando la velocidad para que la gente pudiese hacerles fotos.

Finalizando su paso por Chile, los participantes almorzaron en Portillo, para luego encaminarse a Argentina, cruzando la ciudad y cordillera de Los Andes.

Pese a todos los inconvenientes el evento se pudo disfrutar, los autos se dejaron ver y el hotel supo manejar la difícil situación.

Le deseamos toda la suerte posible a los viajeros en su rumbo por Argentina y también a todos los spotters que intenten encontrárselos.

Próximamente, subiremos más fotos en la seccion Fotomotor, quédate atento.

 

Autovelox.