La presencia del color en la mayoría de los aspectos de nuestra vida es sumamente central popularizándose cada vez más, la idea de una ciencia del color que engloba al ser humano, se establece la noción de que cada color tiene un significado, representa algo específico y sirve para determinada función activando el hemisferio derecho, vinculado con las emociones.  Si lo extrapolamos al mundo de la automoción tiene un sentido que puede abarcar desde nuestros sentimientos a la hora de elegir la tonalidad de un automóvil, hasta las historias de las marcas como identidad y patrimonio.

Los colores en las carrocerías de los vehículos tienen múltiples directrices que ser analizadas, su elección siempre ha sido cosa de estudio y debate. Por un lado existen investigaciones sobre los colores preferidos de los consumidores, así como también sobre los colores más interesantes desde el punto de vista de la seguridad vial.  ¿Alguna vez pensaste que el color de tu vehículo puede estar ligado con la seguridad?, Estudios revelan que la tonalidad de la pintura influye en la reducción del riesgo a los accidentes, en virtud a los reflejos que se proyectan, determinándose  a qué distancia percibe un automovilista otro vehículo, ya que lo que dispara la atención del conductor no es el color, sino el reflejo que éste emite.

Así es como se declara que el color negro es la tonalidad que está más presunta a tener accidentes, dicho color absorbe los rayos de luz siendo una de las tonalidades menos visibles, de este modo, la probabilidad se acerca a un 67%  de que los vehículos pintados de  negro sufran accidentes, seguido del verde con un 60%, Blanco con un 33%, Azul un 30% , amarillo con 27% , el rojo con un 23%. Por otro lado el gris metalizado y sus derivados resultó ser el más seguro, pues de 100 autos, sólo 13 con ese color fueron objeto de algún accidente, buen motivo para preferir un vehículo color plata si lo consideramos desde esta directriz, siendo el riesgo de sufrir un accidente dos veces y media menor que con uno pintado marrón o negro, teniendo una probabilidad de hasta un 50% menos de un accidente de tráfico en comparación con los vehículos blancos, amarillos, rojos o azules.

La historia también se ha hecho cargo de caracterizar a ciertas marcas con colores específicos, por cierto,  hasta que llegaron las decoraciones de los patrocinadores,  en los primeros años del siglo XX las organizaciones de competición que posteriormente formarían lo que hoy es la Federación Internacional del Automóvil ( FIA), establecieron una norma que obligaba a poder reconocer la nacionalidad de un equipo por el color de sus autos, en el caso de los equipos alemanes en  un principio eran blancos, pero sin duda por la tonalidad que más los reconocemos es por el gris plata, siendo su uso casi accidental. En 1934 se estableció un peso máximo de 750 kg en los autos de  carreras del Gran Premio, pero al llegar al escrutinio el Mercedes-Benz W125, dio 751 kilogramos,  Alfred Neubauer, por entonces director deportivo, en conjunto con su piloto Manfred von Brauchitsch, se atrevieron a  arañar toda la pintura blanca de la carrocería, al día siguiente, el auto de un extraño color aluminio con 320 cv pasó las verificaciones. Tras vencer el modelo en cuestión, se acuñó el término de “Flechas de plata” por la prensa especializada, término con el que se identifican desde esa fecha los autos de competición de Mercedes y Autounion. No deja de ser coincidencia que actualmente el equipo Mclaren y Mercedes en la F1, sigan pintando sus vehículos con colores plata.

Asimismo podemos recordar al color azul y asociarlo directamente con Bugatti o Alpine, este color responde a la identidad nacional francesa desde el siglo XII, cuando los reyes de Francia comenzaron a usarlo como campo de sus escudos, el Azul Francia se designó como el color nacional del automovilismo de ese país. En Italia el Rosso corsa ( rojo de carrera) es el color de los automóviles de competición, los Alfa Romeo, Maserati, y posteriormente Ferrari y Abarth (Algunos siguen con la tradición) estaban pintados de este inconfundible y distintivo color. Por último el British Racing Green (verde británico de competición), también conocido como BRG, es el color tradicional de los automóviles de carreras británicos. Aunque no existe unanimidad sobre el tono exacto del color BRG, se acepta que es una variante del verde, el cual goza de ser oscuro y profundo.

La tendencia tiende a designar ciertos colores según el tipo de carrocería sobre el cual se pinte, encargándose de reflejar la personalidad de quien lo conducirá, segmentando y posicionando el usuario del vehículo, de esta manera es como ciertas marcas a sus modelos City car o Hatchback los vinculan directamente con las virtudes de los colores vivos como el amarillo, verde o celeste, por otro lado los colores llamativos como el rojo, naranjo o azul eléctrico es mayormente destinado a los deportivos, ambos generalmente conducidos por gente joven, dinámica y aventurera.

Por otro lado los vehículos pintados de  negro o grises metalizados son principalmente destinados para diseños de carrocerías sedan o familiar, conducidos generalmente por gente mayor, integrando dicha gama de tonalidades en sus vehículos como colores base de venta. Es por esta razón que marcas como Mercedes, BMW, Bentley, Maserati, etc., de acentuadas líneas elegantes pero con un acento clásico, los vemos circular en colores gris y negro con la intensión de seducir gente con personalidad sobria, elegante, seria y distinguida.

La elección del color igualmente se analiza desde la ubicación geográfica del comprador, Julie Francis, miembro del equipo europeo de materiales y color de Ford, mencionó que cuando se observa la cultura, puede conocerse cómo la moda y otros gustos influyen en la elección del color de un vehículo, donde se tiene claro que por ejemplo los conductores de Nueva York y Los Ángeles es popular el gris y plata, mientras en San Francisco tiene auge el blanco, Boston por su lugar prefieren el negro, en Miami aprecian el naranja y oro. Los habitantes de Filadelfia, Washington D.C. y Pittsburgh se inclinan por el verde. En el caso de Europa también se observan ciertas preferencias de color según la ubicación, los franceses e italianos optan por los autos de tonos crema, mientras que en Bélgica les cautiva principalmente el gris.

Ahora estamos disfrutando de una tendencia que gran parte de las marcas lo están aplicando a sus nuevos modelos, en el siglo XXI se juega con exhibir cada vez más carrocerías bicolor, la marca pionera en implantar esta moda es Mini,  desde el renacimiento del Mini Cooper con su inconfundible techo blanco y carrocería roja.  Se funda el concepto de personalización con vehículos dirigidos principalmente al público joven y desenfadado, colores de contraste para el techo, adhesivos, mayor selección de llantas o interiores con colores vivos. Es una moda que entretiene y se agradece,  aún más en nuestro país, donde las cifras arrojan que el color preferido por los conductores son los anodinos tonos blanco y gris.

 

Escrito por Pablo Olivera M.

0 comments

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>